Juguetes para bebes, seguridad ante todo

Juguetes para bebes, seguridad ante todo

Simplemente es un hecho en la vida: los pequeños exploran el mundo a través de la boca. Cuando nacen, la boca de los niños es más sensible a la diferenciación por el tacto que sus extremidades. Los chiquillos ponen cualquier cosa en sus bocas, desde sus puños, hasta sus pies, desde sus aros para morder, hasta los patitos de hule, desde sus muñecos, hasta sus pelotas de hule, la lista es interminable.

Con bocas tan curiosas que alimentar, no es sorprendente que la seguridad de los niños sea de importancia crítica para los productores de juguetes y propietarios de marca alrededor del mundo al seleccionar las materias primas que cumplan con las más estrictas regulaciones y requerimientos y que sean apropiadas para su uso en juguetes.

El PVC de los juguetes necesita aditivos y plastificantes para hacerlos más flexibles. Los ftalatos son los plastificantes más utilizados en todo el mundo. Son una familia de productos que se han venido utilizando durante más de medio siglo, principalmente para hacer que el PVC sea más blando y flexible.

La Unión Europea, desde 1999 prohíbe la utilización de ftalatos en los juguetes destinados a los niños. Este producto es especialmente peligroso en el caso de los juguetes que introducen en su boca los lactantes y los niños de corta edad, debido a que la absorción de ftalatos puede sobrepasar la dosis diaria tolerable y tener efectos en la salud a largo plazo.

Fueron seis ftalatos los que se prohibieron en este tipo de juguetes: el diisononilftalato (DINP), el di(2-etilhexil)ftalato (DEHP), el dibutilftalato (DBP), el diisodecilftalato (DIDP), el din-octilftalato (DNOP) y el butilbencilftalato (BBP).

Debido a esto, y cuando se trata de encontrar plastificantes que cumplan con estos criterios, Eastman Chemical Company creó el plastificante Eastman 168.

Eastman 168 tiene un perfil toxicológico muy limpio y no es ni un imitador de estrógenos ni un antiandrogénico. No induce la proliferación de peroxisomas y no es carcinogénico. Tiene excelentes propiedades no migratorias contra los recubrimientos típicos nitrocelulosos de madera y las partes adyacentes de ABS.

A diferencia de otros plastificantes alternativos, la reformulación es innecesaria con este plastificante, reduciendo así el riesgo de errores en la formulación que puedan resultar en costosos retiros o quejas por parte los consumidores.

Eastman 168 es un excelente plastificante de uso general que ofrece buenas propiedades de rendimiento y resistencia al uso de agua jabonosa. Debido a su excelente flexibilidad a bajas temperaturas, los juguetes fabricados con dicho plastificante son menos propensos a romperse o cuartearse en un clima frío si son dejados a la intemperie después de haber jugado con ellos.

El plastificante Eastman 168 es la opción de más bajo riesgo para las compañías de juguetes y sus proveedores en busca de un plastificante de alto rendimiento, procesabilidad y cumplimiento con las recientes disposiciones europeas, para uso en juguetes que se puedan introducir en la boca de niños menores de tres años. Pida más información, haciendo clic aquí.

Share this post

Deja una respuesta